politica

No voto a un color. Voto un programa

La semana que viene son las elecciones municipales y autonómicas en España y, como cada vez que hay elecciones (De cualquier cosa), sigo mi habitual rutina de leerme todos y cada uno de los programas de los partidos que se presentan (Con las excepciones de un partido al que jamás votaría y otros partidos excesivamente minoritarios o “temáticos”).

Desde hace unos días vengo leyendo los distintos programas y, como siempre, informándome por vías externas de qué es lo que ofrece cada partido.
Sin importarme el lado del que estén (izquierda o derecha) o el color que utilicen ya que, desde hace tiempo, tengo asumido que no existe el partido perfecto, que todos tienen sus pros y sus contras y que, igual que el ser humano, ninguno puede estar libre de pecado.

Me gusta leer los programas y ver qué propone cada partido por que es la única manera de dar un voto justo.
Discrepo totalmente con la gente que vota siempre a un partido por que es “su” partido (discrepo, pero lo respeto, claro) ya que, bajo mi punto de vista, votar a un partido por sistema te cierra vías a que otros partidos puedan hacer la labor que se proponen llevar a cabo que en ocasiones puede ser más afín con tu forma de pensar sin tú ni siquiera saberlo.

Tampoco me guío a la hora de dar mi voto por los típicos culebrones de campaña: Fulano ha hecho esto cuando era joven, mengano dijo esto hace 2 años, fíjate en aquel, que vestía de esta manera y ahora viste de esta otra…
La mejor manera (bajo mi punto de vista) de dar un voto afín a tu forma de pensar es leer el programa de todos los partidos… Incluso el de los partidos con los que, a priori, no vas a estar de acuerdo.
Una vez hecho esto, sabes de sobra lo que estás votando y lo que te espera (en teoría) si gana el partido al que has votado.

Y digo unas letras más arriba “en teoría” por que luego vienen las decepciones de los partidos que utilizan las habituales coletillas de “No sabía como estaba esto”, “No se puede hacer esto otro por que fíjate cómo han dejado el patio los de antes”…

Algo que me ha gustado de algunos de los programas que he leído es el compromiso de cumplir lo que se propone en el programa electoral.
Esto es algo que debería ser implícito. Es decir, si se recibe el voto para hacer algo y luego, por el motivo que sea, no se puede llevar a cabo, automáticamente se debería explicar qué es lo que pasa. Porqué no puede llevarse acabo el programa electoral votado (o parte de ese programa) y volver a convocar unas elecciones.
Esto, obviamente es casi una utopía ahora mismo, pero, ya que no es ciertamente viable, al menos vivo con la esperanza de que gran parte del programa al que apoyo en mis votaciones, se lleve a cabo.

No creo en la honestidad de la clase política igual que no confío en lo que me dicen. Bajo la premisa de todos mienten y tienen algo que ocultan, me limito a leer lo que proponen y votar lo que más me conviene.

No sé si será la forma más correcta o más justa de votar. Yo creo que sí pero eso, como todo, es una opinión personal.

No olvidéis que la semana que viene no hay que remolonear en la cama y que hay que ir a ejercer nuestro derecho. Ese derecho que nos costó tanto conseguir y que ahora parece algo normal.

Recuerda: si no votas, luego no podrás quejarte de lo que suceda.

Un comentario sobre “No voto a un color. Voto un programa”

  1. Totalmente de acuerdo en tu opinión. Es exactamente el mismo procedimiento y rutina que sigo yo. Ojalá, de una vez, la noticia sea la baja abstención, la mejor distribución del voto, sin mayorías absolutas, y que los políticos de esa manera se dediquen a lo que realmente se tienen que dedicar: hacer política. Quedarán mejor retratados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>