Ministerio del tiempo Logotipo

Enganchado a El Ministerio del Tiempo

Tengo que reconocer que cuando me hablaron por primera vez de El Ministerio del Tiempo, la última serie de TVE, era bastante escéptico sobre ella.
Por defecto no suelo ser muy fan de las producciones españolas, ya sea a nivel películas o a nivel series de televisión.
Aún así, ante todo lo que leía sobre esta serie, decidí darle una oportunidad… ¡Qué alegría me llevé tras ver el primer capítulo!

Lo cierto es que al principio pensé que la serie iba a ser una mera copia de Dr. Who pero en versión español: Con sus tetas, culos, travestis, Guerra Civil y demás topicazos del cine español que tanto daño han hecho a una generación como lo mía, cansada de ver siempre películas sobre lo mismo.

Nada más lejos de la verdad.

Lo cierto es que esta serie nos cuenta, obviamente de una manera un poco diferente, mucho de la historia de España (reciente y no reciente), dejándonos además un buen sabor de boca gracias a gags muy divertidos y bien introducidos en la trama.

Pero ¿De qué va la serie exactamente?
Bueno, el Ministerio del Tiempo es un ministerio creado para utilizar de la mejor manera posible el mayor y mejor secreto de España: Una serie de puertas temporales con las que viajar al pasado (Y, de momento, nunca al futuro) para tratar que la historia que conocemos no pueda ser alterada por las leyes de la casualidad (entre otras cosas).
Para ello, la serie se enfoca en un grupo de personajes que llegan a ser funcionarios del Ministerio del Tiempo debido a hechos (provocados o no por el Ministerio) que suceden en el primer capítulo.

Este grupo estaría compuesto por un personaje de nuestra época, una suerte de Capitán Alatriste y Amelia Folch, el verdadero cerebro del grupo.
Por cierto que con este último personaje tuve mi primer y único “Ya estamos” con la serie y es que, en el primer capítulo, el personaje interpretado por Cayetana Guillén Cuervo se lanza a la piscina con Amelia, ya que el personaje que interpreta (Cayetana) es homosexual. Por suerte, sólo fue un guiño y no empezaron desde el principio con tramas amorosas más propias de una bazofia de Pedro Almodovar que de una serie muy bien llevada como luego demostró ser El Ministerio del Tiempo.

Ministerio del Tiempo

A lo largo de los capítulos, el grupo se enfrenta a las más dispares situaciones para intentar que nuestra historia no cambie aunque, como se va viendo a medida que avanzan los capítulos, algo de nuestra historia está propiciada por las propias acciones de los agentes del Ministerio, los cuales por cierto (Y volviendo de nuevo al primer episodio sobre todo), a veces pecan un poco de un estilo Men in Black a la española que queda un poco…. Raro.

La serie como digo merece mucho la pena, pero hay que verla como lo que es, una serie de ciencia ficción, con gags humorísticos discretos, pero muy bien introducidos en los capítulos y con un universo propio, no como una serie histórica, aunque tenga mucho de ello.

Su primera temporada, de ocho capítulos, está apunto de finalizar (El lunes 6 de Abril veremos el séptimo episodio) y, aunque tras unos comienzos titubeantes en los que TVE ya anunció que no habría segunda temporada, finalmente han reculado y van a gastarse parte del dinero de todos los españoles en rodar una segunda temporada.

El problema de esta serie, más estando en una televisión pública sin publicidad como la nuestra, es que tiene un presupuesto un tanto elevado.
A pesar de que, salvo Cayetana y Jaime Blanch sean los únicos actores “conocidos” (Del resto también nos sonarán sus caras, pero no tienen el caché que tienen éstos), sólo la escenografía y el vestuario ya hacen de esta serie algo que se ve que no es fácil de mantener económicamente hablando.
Si a esto le sumamos un inicio de emisión algo…. Complicado (Cambio de día y de horario de emisión tras el primer capítulo), hace que la serie, aunque con un comienzo algo dubitativo, haya cosechado una legión de fans gracias, en parte, al transmedia que tan bien están sabiendo llevar los Community Managers a través de Twitter, Facebook, Instagram e incluso WhatsApp.

Los extras de la serie, que también pueden consultarse en su web oficial, ayudan a sumergirnos dentro de un mundo que mezcla fantasía y realidad en la que, sin duda alguna, es una gran serie de televisión a la que espero no le pase como a muchas otras, que la alarguen demasiado.

Y es que, siendo sincero, tras siete capítulos, la trama principal empieza a estar manida y los capítulos empiezan a tornarse algo repetitivos en cuanto a su mecánica, dejando la sorpresa en forma de gags, personajes que se dan a conocer y una subtrama que avanza algo despacio para ser una serie que, en inicio, sólo tenía ocho episodios.

Por esto creo que El Ministerio del Tiempo, cerrará su ciclo con un par de temporadas (tres a lo sumo) que seguramente nos dejen un buen sabor de boca, pero ni mucho menos va a convertirse en una serie excesivamente larga ya que la idea en sí, no da tanto margen salvo que los guionistas me sorprendan nuevamente como ya hicieron tras los dos primeros episodios.

Dicho esto, os dejo con el primer episodio de la serie así como con este enlace a su web oficial donde, a demás del resto de capítulos, podréis disfrutar de muchos extras.

¡Disfrutad de la serie Ministéricos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>